Caja

Alex Caranti

Camino.

Un bosque. Un árbol. Arranco una hoja. La guardo en la caja.

Giro.

Una playa. Tomo un grano de arena. Lo guardo en la caja.

Salto.

Un mar. Agarro una gota de agua. La guardo en la caja.

Nado.

Una cabaña con chimenea, con humo. Una entrada sin picaporte, sin timbre. Empujo la puerta.

Entro.

Un living sin muebles, con sombras. La risa en alguna de las habitaciones.

La encuentro.

Es de un hombre sentado con un habano, con traje, con cara de payaso.

Sonríe.

– La caja- dice.

– De cartón- contesto.

– ¿Está todo?

– Sí.

– ¿Te gusta el color de mi ojo?

– Prefiero el arco iris.

De la manga saca un sombrero, de la otra una paloma.

La pone en el gorro.

Me muestra el hueco vacío.

– ¿Dónde fue?

– No sé. ¿En el bolsillo?

– No está.

– ¿Detrás de la oreja?

– Tampoco. ¿Otro truco?

– Bueno. Me agarra.

Me pone dentro de la caja.

La cierra


Ramiro Eugenio Cabrera Pando

Esta entrada fue publicada en Acontecimientos milagrosos, heroicos, inverosímiles y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s